Tipos de cimentación

La cimentación es una parte fundamental en la construcción de cualquier edificación, dado que esta es la base que le da estabilidad y seguridad al resto de la estructura. En este artículo hablaremos de los diferentes tipos de cimentación que existen, y cuáles son sus características principales. Además, te explicaremos los factores que debes tener en cuenta para elegir el tipo de cimentación adecuado para tu proyecto. ¡Sigue leyendo y descubre todo sobre este tema!

En cualquier proceso de construcción, la cimentación ocupa un lugar primordial. Esta es la encargada de soportar el peso de la construcción, y de transmitirlo al suelo de forma segura y efectiva. La elección del tipo de cimentación debe hacerse en función de las características del terreno, el tipo de construcción, y otros factores que influyen en la estabilidad y seguridad de la obra.

En el presente artículo, te presentamos un amplio abanico de opciones y estrategias en la elección de la cimentación adecuada para cada proyecto constructivo, y qué aspectos tener en cuenta al momento de hacer la elección más adecuada para tu proyecto. También te mostraremos las características de los diferentes tipos de cimentación.

Índice de Contenido

Tipos de Cimentación

La cimentación se clasifica en función de la profundidad, la forma, la capacidad portante y el tipo de suelo en el que se va a colocar. Esta es una clasificación que se realiza en base a diferentes factores, a continuación, te presentamos los tipos de cimentación:

  1. Cimentación Superficial

    Este tipo de cimentación se utiliza cuando un edificio es liviano, y el suelo es lo suficientemente resistente para soportarlo. En este caso, se excavará una trinchera poco profunda en el suelo, en la cual se colocará una losa que funcionará como base para la construcción. Este tipo de cimentación no es adecuado para terrenos con poca capacidad portante.

  2. Cimentación Profunda

    Este tipo de cimentación se utiliza cuando el suelo no es lo suficientemente resistente, o cuando se desea construir en un terreno inclinado o con distintas capas de suelo. En general, consiste en colocar una estructura cilíndrica de concreto llamada "pilote" que llega hasta una profundidad determinada en el suelo.

  3. Cimentación por Zapatas

    Este tipo de cimentación se utiliza cuando el edificio es pesado, y la capacidad portante del suelo es reducida. Consiste en colocar diferentes zapatas, que son una especie de losa de concreto, en puntos específicos del terreno. Estas zapatas se conectan entre sí mediante vigas, que funcionarán como el soporte principal de la construcción.

  4. Cimentación por Pilas

    Este tipo de cimentación se utiliza en terrenos donde el suelo no es uniforme y hay capas de suelos más resistentes y profundas. Se cavan agujeros y se colocan cilindros de concreto llamados "pilas" que se hunden en esos estratos más resistentes. Este tipo de cimentación es muy resistente y efectiva, pero es necesario tener en cuenta que requiere una mayor inversión de tiempo y dinero para su construcción.

  5. Cimentación Flotante

    Este tipo de cimentación se utiliza en terrenos con suelo débil y agua en la superficie. La cimentación flotante es un tipo de cimentación superficial que se coloca sobre una losa de concreto, por encima del nivel del agua. Durante su construcción, se realizan trabajos de excavación y de compactación del terreno, de modo que la losa pueda apoyarse con seguridad sobre el suelo.

  6. Cimentación por Micropilotes

    Este tipo de cimentación se utiliza en edificios situados en terrenos inclinados. Consiste en realizar agujeros estrechos en el terreno, rellenándose con hormigón armado. El diámetro de los agujeros oscila entre 50 y 200mm.

  7. Cimentación con Sistemas de Vigueta y Bovedilla

    Este tipo de cimentación se utiliza en construcciones de viviendas. Este método de cimentación busca unir dos grandes piezas: la viga y la losa. La viga es la que soporta las cargas y las transmite a las columnas y éstas últimas descargan el peso sobre la cimentación.

  8. Cimentación con Zapata Continua

    Este tipo de cimentación es aplicable en edificios medianos con un terreno que cumple ciertas condiciones en cuanto a su capacidad portante. La zapata continua es una variante de la zapata aislada y consiste en una gran losa que abarca la totalidad del edificio.

  9. Cimentación por Cárcamo

    Este tipo de cimentación se utiliza en terrenos con suelo muy húmedo, en los que se requiere construir una base impermeable para evitar que el agua entre en contacto con la estructura. Consiste en hacer una pequeña excavación, que se llenará con concreto. Este concreto tendrá una cierta inclinación, de modo que el agua se desplace hacia afuera del edificio.

  10. Cimentación por Micropilas

    Este tipo de cimentación se utiliza en construcciones destinadas al uso exclusivo industrial. Es una variante de la cimentación por pilas, pero a una escala más pequeña. Se realizan agujeros en el suelo, que se rellenan con hormigón armado, para lograr la estabilidad del edificio.

Preguntas Frecuentes

  1. ¿Cuál es el tipo de cimentación más utilizada en construcciones de viviendas?

    La zapata aislada es el tipo de cimentación más utilizado en la construcción de viviendas. Se trata de una losa poco profunda que se coloca en los puntos donde se apoyarán las columnas de la estructura.

  2. ¿Qué tipos de suelo son más propicios para la cimentación superficial?

    Los suelos con buena capacidad portante, como las arcillas compactas, los gravas, las areniscas y las rocas sedimentarias consolidadas, son los más propicios para la cimentación superficial.

  3. ¿Qué factores influyen en la elección del tipo de cimentación en una construcción?

    Los factores que influyen en la elección del tipo de cimentación en una construcción son el tipo de suelo, la magnitud de las cargas que soportará el edificio, el tipo de estructura, la zona sísmica donde se encuentra el edificio y el presupuesto disponible para la construcción.

  4. ¿La cimentación por pilas es adecuada para terrenos con suelo rocoso?

    No, la cimentación por pilas no es adecuada para terrenos con suelo rocoso. Está pensada para suelos con baja capacidad portante, por lo que en terrenos rocosos conviene utilizar otro tipo de cimentación.

  5. ¿Qué medidas de prevención se deben tomar para evitar problemas de asentamiento en la cimentación?

    Para evitar problemas de asentamiento en la cimentación, se deben tomar medidas como realizar estudios del terreno, compactar el suelo antes de colocar la cimentación, utilizar materiales de alta calidad, y tener en cuenta el tipo de carga que soportará el edificio.

Conclusión

En conclusión, la elección del tipo de cimentación adecuada es un paso fundamental en el proceso de construcción de cualquier edificación. Debe realizarse un análisis previo de las características del terreno, la capacidad portante del suelo y otros factores que influyen en la elección de un tipo de cimentación específica.

En este artículo, te hemos presentado los diferentes tipos de cimentación que existen, y cuáles son sus características principales. Esperamos que esta información te haya sido de gran ayuda, y que puedas elegir el tipo de cimentación más adecuado para tu proyecto constructivo.

Si tienes alguna consulta o comentario acerca de este tema, no dudes en hacerlo en la sección de comentarios que encontrarás más abajo. ¡Estaremos encantados de atender todas tus dudas y comentarios!

4.5/5 - (1967 votos)

Tenemos muchos mas temas relacionados con Tipos de cimentación te invitamos a que visites el tema de Construcción y te pongas al día con conocimientos sorprendentes!.

Tipos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir